Busca la entrada que más te guste:

jueves, 11 de octubre de 2012

4.

Ojalá tuviera novio, un novio que viviera colgado de una percha en mi armario. Podría sacarlo siempre que quisiera, para que me mirara como hacen los chicos en las películas, como si yo fuera guapísima. No hablaría mucho, pero suspiraría al quitarse la chaqueta de cuero y desabrocharse los vaqueros. Llevaría calzoncillos blncos y estaría tan bueno que casi me desmayaría. Luego se ocuparía de desnudarme, susurrándome:<<Te quiero. Te quiero de verdad. Eres muy hermosa>>; exactamente esas palabras.

Antes de morirme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada